MEVE

En una celda.

Enclaustrado en un celda
que él mismo cerró con llave,
se encuentra un hombre sin nombre
que dedica su vida a alejarse de la gente.

Este hombre lee libros todos los días,
tal vez buscando algo o tal vez huye
de sí mismo.

Este hombre tiene el suficiente capital
como para comprar toda una carcel
y encerrarse en ella. Pero es curioso
que únicamente use una celda.

No se despega de ella desde hace más de
diez años, no le interesa interactuar con otras
personas porque ya sabe como son:
"siempre buscan lo que sea mejor para ellas,
sin importar el costo".

Le podemos llamar loco,
le podemos llamar egocentrista,
le podemos llamar como queramos
pero nunca podremos sacarlo de allá.

Su cuerpo muerto y desgastado,
viejo y comido por los gusanos,
se aferrará al suelo para no ser sepultado
porque esta será la última voluntad
del que lo gobierna.

Todos sabemos su fin, morirá solo.
Pero nadie conoce su desdicha
y el porque un hombre que lo tuvo todo
decidió comprarse una carcel para vivir
en una sola celda y morir en ella...

Tal vez el sabe algo que nosotros no,
tal vez el mundo es tan cruel y la vida
tan dura, que él prefiere hacer físicamente
lo que muchos hacemos mentalmente.

 

MEVE.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Un placer pasar por tus bellas letras amigo Meve...
    Saludos y amistad...
    Críspulo el de la Rosa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.