EPEV- Poerrante

QUIMERAS

 

I

De los amores y sueños de antaño

luz encendida sobre el pináculo

fuiste la fiebre de un joven vernáculo

que de flores bañó todos tus senderos

mujer, novia y esposa…al principio, sin peros

larga jornada, de décadas, probadas

la lozana tez, de ambos, plasmadas

en los espejos, los cuadros y las fotos

que el tiempo barrió cuan maremotos

indolentes, por estampidas desbandadas

 

II

En casa siempre tus pasos mullidos

poco polvo levantaba tu andar…¡silencio!

las décadas han calado, fijando un precio

al anegado esfuerzo y surcos de tu frente

los pichones, volaron de repente

y un vuelco silente, demandó cambio

anillando a ti, un lejano resabio

de la lozana hermosura que te cubría

y que tras tantas décadas, un día

rompió en llanto y apostó al cambio.

 

III

Yo quedé aquí y aun sigo confundido

amarrando los hilos que zurcen la historia

del incomprendido revés de la gloria

al saco nauseabundo de la estupidez

después de décadas, la ahora vejez

que se afinca inmisericorde y declina

me envuelve entre ola, me abruma y en neblina

hurta el sosiego, arrancándote de mi vida

y a la parasitaria vejez, me convida

sin virtud y sin gloria, que la soledad avecina

 

IV

Agencio elocuencia de libros leídos

mis tiempos contados, ocultos entre letras

ni en tarimas, atriles, ni derruidas palestras

las rubricas, las huellas exaltan mis pasos

utópicos sueños de románticos remansos

plegaron espacios y aletargaron avances

pero a tu moza presencia, abroché mis lances

nao sin cuerdas, sin remos y hacia delante

sin vuelta de rueca, en ti mi baluarte

sin precaver algún día, rompieras enlaces

 

V

De príncipe, yo… él ahora será amante

con tu sueño postergado, hoy disparate

los pichones que hasta grande, criaste

se apenan de ti, se apiadan de mi, humillante

 

VI

Cuando llegas, pasos escandalosos

que extinguen todo fuego de arrechera

ante lo desesperante de la espera

en una pernocta… un insomnio sesgado

por un suplicio que desosegado

convierte la quietud en veloz noria

y se lleva de mi, la virtud y gloria

de una vida empréstito de tus designios

empeñada en echar abajo los dominios

de las ya, tensas lianas de nuestra historia.

 

EPEV2013



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.