Bendecido7

De maldito de hiciste Bendito, oh Bendita Cruz

Hoy observo a un vacío madero triste,

rutinario objeto colgado en catedrales

algunos subyugan su pena al desuso…

Los demás suspiran por peces y panes

en el eclipse de ese atroz objeto de palo

 

Muchos han engalanado sus cuellos

Con el brillo que deja tú diamante

Otros solo miran el barniz encima

Pero lo ignoran desatendidamente

a ese afable carpintero que timaste

Sobre tus crueles y ásperas astillas.

 

Tu fama ha salido desde el anonimato

Porque un rey fue clavado en tu mástil

De maldito que eras te hiciste bendito

En madera áspera pasaste a ser limado

Y en los grandes conventos hoy resides

 

Terceros te usan como  mágica reliquia

Varios hacen negocio por un milagro

Ponen ciertas condiciones por conocer

A Ese hombre tan divino y manso

Que expiró sobre tus torpes esquinas


copyrights

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Especialmente grata ha sido la lectura de tus letras amigo Bendecido
    Abrazos de amistad
    Críspulo el Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.