Héctor(micorazón)

Sale el labriego en su buey

Sale el labriego en su buey,

con producto de la tierra,

e ignora el carro de guerra,

que trae al triunfante rey.

Hincarse ante él es la ley,

pero a veces la dignidad,

supera la majestad,

de los motivos ajenos,

ya sean malos o buenos,

porque es autolealtad.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Especialmente grata ha sido la lectura de tus letras amigo Hector
    Abrazos de amistad
    Críspulo el Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.