alesantilli

La leyenda de la reina Brenda

La leyenda cuenta que Brenda

caminó por esta senda.

Escapó de su cuarto

una fría madrugada

con una sonrisa

y algunas lágrimas en la cara.

La leyenda dice que Brenda,

con solo doce años de edad,

se sentía deprimida

y agobiada por la soledad.

La leyenda cuenta que Brenda

olvido a su papá y a su mamá;

Ellos nunca la quisieron.

Por eso no los recordó jamás.

La leyenda dice que Brenda

transitó por esta infinita vereda,

abandonada y sin gente,

frecuentada sólo por muñecos de cera.

La leyenda cuenta que Brenda

estaba muy fascinada,

pues quería conocer esta región,

habitada por duendes y por hadas.

La leyenda dice que Brenda

dejó en el camino

hechizos y marcas,

y con el tiempo

se convirtió en la

reina de esta comarca.

La leyenda cuenta que Brenda

recorrió esta eterna acera,

espantó a brujos y hechiceras

e inauguró una gloriosa nueva era.

La leyenda dice que Brenda,

que siempre fue altanera

y un poquito arrogante,

pulverizó con su mirada

a un grupo de gigantes,

que eran malvados

vendedores ambulantes.

La leyenda cuenta que Brenda

llegó a su castillo

una oscura noche de invierno.

La recibió un príncipe amable y cortés,

que al verla se arrodilló

y besó sus poderosos pies.

La leyenda dice que Brenda

se bañó en un lago

de ensueños perfumado.

Y su cuerpo despidió

un fragante y dulce aroma;

de sus zapatos hasta su corona.

La leyenda cuenta que Brenda

se colocó su armadura

y montó su caballo

durante un lejano

crepúsculo de Mayo.

La leyenda dice que Brenda

empuñó su pesada y dorada espada;

declaró la guerra a los pueblos vecinos

y fundó "el imperio de la la tierra encantada".

La leyenda cuenta que Brenda

peleó siempre contra el mal.

Y por ser bondadosa llego a ser inmortal.

La leyenda dice que Brenda

caminó por esta senda.

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Especialmente amena y gratificante ha sido la lectura de tus geniales letras amigo Alesantilli
    Abrazos de amistad desde Torrelavega
    Críspulo el de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.