PETALOS DE NOCHE

Eres todo y en el mismo segundo eres nada...*


AVISO DE AUSENCIA DE PETALOS DE NOCHE
Sangre oxidada...]




El cielo esta rojo, medio rosado, me duele la rodilla, quizás en estos días caeré, quizás cuando me desplacé con el tiempo sentiré el vacío de la soledad... 


El cielo está manchado de sangre, me duelen las piernas, quizás mañana sentiré de verdad qué es caer, quizás cuando mire el cielo sienta mis venas acumular el vacío...


El cielo huele a cenizas, está acabando el incendio, esta dejando en ruinas las bases de mis huellas, me está desplazando la libertad que jamás tuve, un ave enjaulada en barrotes óseos la verdad en un depósito de carne; la verdad de..., de ahogarse con las propias mentiras, desgarrándose el pasado entre las alas quebradas del mañana...


... y tuve un sueño..., no existían las ruinas óseas, ni los atardeceres de carne, ni forma para albergar las horribles ensoñaciones que culparon mis errores, nada del compartimiento de acontecimientos ni sentimientos, nada de hechos ni emociones, nada de adjetivos ni verbos, ni siquiera sustantivos ni pronombres, nada que nos dejará ahogarnos en una identidad propia, rebuscando las razones para nuestra tajante visión de querer alcanzar el cielo cuando más abre su herida, y no son lágrimas las que caen, sino, que..., son ángeles muertos los que caen en la melancolía sanguínea... -mi melancolía-

... tuve un sueño sin ser una ilusión o un boceto de la mirada tatuada en mi rostro pálido, tuve un sueño con expresiones inocentes y colores vivos! -tuve en pasado- tuve un sueño sin las acciones suicidas o de amor, amor a la muerte o amor a la vida, sin las acciones ejemplares de la alegría, sin las formas de agota-miento interno, la libertad emocional, sin la exaltación del interior, tuve un sueño sin humanos, sin el ser, sin todo lo creado,

tuve un sueño con "el impulso" la fuerza, la prolongación de la dimensión al tiempo, sin los obstáculos de la vida,
hoy soñé con el alma, libre y perfecta,
soñé con la esperanza,
soñé con la paz y la guerra del ciclo y el origen,
soñé con las cavilaciones de los tres tiempos,
soñé con el unísono,
soñé con omega, alpha y gamma,
soñé con las palabras, la pintura, cual detalles de las observaciones íntimas y externas, casi perfectas,
soñé con la música viajera en cada onda, de entre burbujas escucharás mi corazón agonizar,
soñé con el Arte -arte eres tú- soné contigo..., incoloro e invisible, mi alma te pinta de muchos colores y no le perteneces a lo visual, te da forma y no tienes contorno, te da nombre y no tienes identidad, te da definición y no existes en esta dimensión o vacío,
                        -existes dentro- 


... hoy soñé contigo sin morir, te soñé en pedazos
cayendo del cielo marchito por mis impulsos íntimos,
en cenizas tu rostro se parece al mío,
húmedo y adolorido, tus lágrimas se parecen a mi melancolía-
triste y cohibida, el cielo se parece a mi interior en cenizas... 

Dios te has dormido en mi retina,
mañana gris mis ojos lloverán lo invisible
que se aferra a tu corazón de oro
cuando nublada está la esperanza
y las lágrimas del cielo exilien tu abrazo quebrado en mis costillas
al sentirte lejano a la distancia
muriendo en páginas plateadas
y de mis entrañas la oscuridad
rebosé tu amor en palabras
y nazcan las estrellas, tu amor en pedazos,
naciendo el universo, naciendo los latidos
naciendo y muriendo- Los latidos de mi alma...



Dios, ni la muerte te libra, ni la muerte nos libra
aún así vives naciendo y mueres naciendo,
eres todo y en el mismo segundo eres nada-
 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.