Adam Medina

Al interior de Adán

 

 Adán que solo se interesaba

en su comodidad, esta contrariado,

por su cruda y drástica realidad,

de su pragmatopositivismo ambiental.

 

 

Después de vivir sin preocuparse

en su jardín y cielo paternalista

es enlutado y desterrado de su edén.

al desierto de secura y aflicción.

 

 

Estando con las mejores envestiduras

se dio lujo de etiquetarse con orgullo,

por su confianza deseo ser un dios,

lo vieron desnudo demostró su vergüenza.

 

 

Como es la transición de la juventud,

creer tener el dominio total del mundo,

por terquedad o ignorancia, Sin ser así,

cuando ni el aire que sopla, lo reconoce.

 

 

Verse derepente en el aborde del abismo,

reflejarse en el espejo finito de si mismo,

realizando la necesaria labor de autognosis

para llegar al alumbramiento de la anagnórisis.

 

 

Le enseña que ha un gran corazón duro,

que anda merodeando en la vía a ciegas,

por los golpes fríos nace una alma bella.

sentido de unidad de por la intususpección.

 

 

Del pecado que solo lo llevo a lamentable soledad

que lo encerró en los caminos de la gran oscuridad

en el inexpresado y destructor grito del silencio

Abrió oportunidad de la dimensión de la acusmática.

 

Por Kenthon Adam Medina Lara
22 de enero de 2014

 

Comentarios3

  • mariarl

    muy reflesivo

  • El Hombre de la Rosa

    Especialmente amena y gratificante ha sido la lectura de tus geniales letras amigo Adam Medina
    Abrazos de amistad desde Torrelavega
    Críspulo el de la Rosa

  • Adam Medina

    muy agradecido por su opinión, este año ya estamos tratando de retomar el tema de la poesía.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.