Oscar Perez

Los nuevos hijos

Los nuevos hijos

 

¿Eran ángeles o drogadictos,

eran suicidas o ministros del progreso?  

Si no les importaba, si les daba

exactamente lo mismo el abolengo,

sólo se sabe que rodaban por el césped,

que vaciaban las botellas en la costa,

entre los montes, en las calles sucias

de la ciudad, mientras los jefes

revisaban la planilla de pagos y descuentos

para los cheques de diciembre de sus súbditos.

¿Qué edad tenían? No tenían

edad, se concluye de sus alas,

siempre fértiles, siempre en movimiento,

lo mismo en un altar robándose a la novia,

que en un velero metido en un frasquito de colonia.

Feroces, libres, auténticos profetas

de la poca adolescencia que a muchos les quitaron

con aquellos uniformes, con aquellos

padres al borde del divorcio y la terapia.

Heredarán la nada que sus viejos les dejaron,

un mundo que se incendia, unas aldeas

globales que parecen cementerios,

todas las tumbas con alarmas a las siete

para la ducha, el desayuno, el viaje en metro

y las cabezas todas asintiendo al desencanto.

Por eso nada esperan, se destruyen

con la misma transparencia de sus párpados abiertos,

con la misma rebelión de sus abrazos con la burla

y el presto pantalón a desprenderse de sus nalgas,

de sus vaginas afeitadas, de sus pelvis tatuadas,

no para procrear el nuevo ciclo de lo inútil

sino para saciar tanta feroz incandescencia,

tanta anónima pulsión por escapar del paraíso,

sin darse cuenta de que son ellos, sólo ellos,

los legítimos herederos del árbol, de la sierpe,

de la manzana envenenada al final fijo

de todos los posibles cuentos que ya nunca escucharían.

 

http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

 

22 01 14

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Especialmente amena y gratificante ha sido la lectura de tus geniales letras amigo Óscar
    Abrazos de amistad desde Torrelavega
    Críspulo el de la Rosa

  • Oscar Perez

    Saludos, buen Críspulo, que todo esté bien en tus tierras, un abrazo fraterno desde las mías.-



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.