Juan de Marsilio

Para arriba



"Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido." 1 Co 13,12

I

Soy el escarabajo para arriba
que casi, casi ya no patalea.
Si acaso acaeciese
un pie
que en vez de triturarme,
rozándome nomás de costadito,
me diera vuelta,
no sería capaz de llamarlo Dios
porque no poseo más razón o conciencia
que las que me ha prestado el que me escribe
- a quien tampoco puedo llamar Dios -
para ilustrar de modo coleopteroalegórico
cierta idea que no consigo asir.

II

Creo
que nos ha creado
Dios
a su imagen
y semejanza.


que no podemos crear
tal cosa como un Dios
- como mucho,
algunos de nosotros
podemos creer en Él,
y no sin tener dudas
de vez en cuando.

En cambio,
nos sale bastante mejor la tarea
de crearnos distintas ideas de Dios
a nuestra imagen
y semejanza
- para creer en ellas o descreer,
según se nos antoje o nos convenga.

III

Dios
- que no necesita espejo -
sin embargo nos hizo a su imagen y semejanza.
Desde entonces nosotros
especulamos y reflexionamos
sobre el Dios que nos hizo.
Y es así que nos vamos construyendo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.