Damian Santarossa

Natural polar

 

De virtud preciada, mujer,
apropias la Tierra y el Edén.

 

Tuya belleza por naturaleza es vanidad;
la vanidad del hombre casual.

 

¿Pero por qué? ¿Por qué eres así?

 

Si un consejo ha de ser cierto,
si un consejo ha de servir:

 

-“Nunca te enamores de una mujer.
Deja que sean ellas quienes lo hagan de ti”-


-“Cuando de amores e ilusiones te hablen
borra la mente y seca tu labio”-


-“Porque trae sed
y endulza el dictamen”-

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Una soberbia muestra de tu genial arte poetico amigo Damian
    Saludos y amistad de Críspulo

    • Damian Santarossa

      Muchas gracias Señor, un placer! Un saludo para usted



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.