Donaciano Bueno

Sueños II

Sueño que bajo del cielo
recostado en una nube
que me desliza hacia el suelo
y de pronto, sin permiso, va y me sube.


Que me arrastra la corriente
de un tumultuoso aguacero
y trato cual un barquero
de agarrarme a un clavo ardiente.


Soy como soy ¿cómo soy?
ni lo sé y no miento, no me entero,
raudo a todos lados voy
aturdido, sin saber qué es lo que quiero.


Cuanto más creo, más dudo,
cuando más seguro estoy, mas ciego,
yo no soy nada sesudo,
por no creer, ni a mi mismo yo me creo.

Que venga dios y lo vea,
no puedo pensar, no quiero.

Que nadie al mirarme crea

que soy valiente cual atrevido torero.

 

Soy como aquel penitente

que soporta una condena.

Es mejor ser alma en pena

que mortaja en cuerpo presente.

 

Estulto, soy indigente
que camina a la deriva,
que pasa por esta vida
ausente, sintiendo que nada siente.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy grata ha sido la lectura de tu poema amigo Donaciano...
    Un saludos de amistad y afecto...
    Críspulo el Hombre de la Rosa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.