POETA SALVAJE

Canto al cuerpo de la mujer...

 

Cuerpo divino;

Hecha mujer, hecha flor.

 

Tu cuerpo desnudo es
como un árbol en pleno otoño.

 

Desnuda eres una rosa sin pétalos,
desnuda eres liviana como el aire o una nube,
eres sensible como una rosa sin espinas y frágil como un clavel
perfumado de cerezos.

 

Tu rostro es un faro en las noches:
tu boca, tus labios, tu sonrisa,
toda tu cara se transforma en un crepúsculo mágico y eterno;
tus ojos de luz iluminan y cambian todo lo que ven.

 

Tus pechos son dos galaxias estelares y tus pezones son
pequeñas estrellas inmóviles
que dan vida el universo sexual.

 

Tus piernas largas, frágiles pero fuertes mantienen en balance,
en equilibrio a tu esqueleto y a
todas las demás partes de tu
cuerpo.

 

Qué puedo decir de tus pies.
Tus dedos y tus uñas son pequeñas frutillas color rosa
mosqueta con aire silvestre;
tus muslos son como una cascada en crecida,
son un volcán de fuego y metal,
tus muslos son suaves como el algodón o la seda.

 

Esta oda es un canto,
es un himno a lo más maravilloso y mágico que posee la naturaleza humana:
Su forma es única y perfecta.
Por eso con humildes palabras de poeta pasional y melancólico digo que no me cansaría de admirar, ver y sentir
a tan hermosa criatura como es la mujer y como lo es su cuerpo.
"Cuerpo creado por Dioses y Sirenas del alba hace siglos y siglos".
"Manantial claro, cómo no admirar la gracia de la vida. Hecha mujer,
hecha cuerpo,

Hecha flor"...

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy grata y hermosa ha sido la lectura de tu prosa amigo Adrian...
    Un saludos de amistad y afecto...
    Críspulo el Hombre de la Rosa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.