Donaciano Bueno

Orificios

Orificio es la hendidura,

un conducto funcional,

la abertura principal

que al ser humano procura

satisfacción personal.

 

De narices desigual

siempre con dos agujeros

para inspirar y expirar,

para petróleo sacar

mal uso haciendo del dedo.

 

La boca, esa abertura

con cercos, sin cerradura

y asomaos a esa ventana

unos piños y una rana,

¡bendita sea esa ranura!.

 

Qué decir de las orejas,

en este caso son dos

Son cotillas como viejas

o sujetos de collejas

¡valga el cielo, vive dios!

 

Hay dos rotos descosidos

y por fuera remendados,

que de la vida testigos

son, para grabar lo vivido

y descubrir lo ocultado.

 

Esfinter de ese canal

suelta lo que hay putrefacto

se repliega y en el acto

vuelve al estado natural

¡dicho y hecho ipso facto!

 

El órgano genital

con una doble función:

levita con emoción

o acoge con satisfacción

o lo expulsa al orinal.

 

Nueve son en el total

los orificios del cuerpo

cada uno es cada cual

si te falta algún canal

tu navegar es incierto

Comentarios3

  • Johnny Rock

    Muy salado,cual la mar
    y quevediano a raudales
    aunque puestos a pensar
    le faltan los lacrimales.

    Orificios lacrimales
    que nos lubrican los ojos
    aunque haya algunos mortales
    que lubrican sin enojo
    otros ojos naturales.
    (No soy un crítico adusto
    admito todos los gustos).

    El número es desigual
    para el hombre o la mujer
    porque ninguno imagina
    que el hombre tenga vagina.
    En la parte genital
    tienen las mujeres tres
    el hombre dos, no está mal
    no confundamos ¡pardiez !.

    Un saludo cordial genio.






  • El Hombre de la Rosa

    La hermosura poetica baña las preciadas letras de tu poema amigo Donaciano Bueno...
    Saludos de afecto y amistad...
    Críspulo el de la Rosa...

  • Donaciano Bueno

    Johnny, tu si que eres genial
    mas debo dejar constancia
    que el lagrimal es la estancia
    que adosada está a nuestro ojo
    por eso yo no lo cojo
    como orificio original.
    Más no creas que me enojo.
    En cuanto a lo de la vagina
    no voy a entrar en harina,
    tu tienes más experiencia,
    esa disquisición divina
    yo se lo dejo a la ciencia.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.