Christian Vivar

♣ INIQUIDAD FEMENINA ♣

Quizá el negro te acentuaba más que el blanco

o lucías mejor con el cabello desordenado  y

apuntando a todos lados como tu sonrisa asesina

de dientes encareados de mentiras  y reproches.


Puede que con dicha indumentaria en mi aturdido corazón

aves negras se disputarán entre sí

el poco alpiste que solías tirarme de mala gana y

con los ojos marchitos dibujados a  mano.


Pero eso sí , esta soledad fue la única en darte compañía,

en entender tu maldad que a veces maquillaba tu bondad,

en descubrir el lunar que jamás notaste,

en regalarte un atardecer de treinta de febrero.


Y rara vez eso susurró tu indiferencia o besó tu egoísmo

 jamás dejaste de apuñalarme noche tras noche

y aunque me dolía ,ese amor que por ti sentía no cayó

nisiquiera se pasmó al ver a la dama más cruel.


Pero hoy vuelvo a nacer como este amanecer testigo

de estos versos dirigidos a tu risueña perversidad,

hoy aprendo a no amar tus puñales y juro que esta

es la última lágrima que por ti, mi alegría derrama.

 

Comentarios4

  • Neptuno

    Un bello amanecer para el amor, después de un periodo de tempestad. Hermoso poema.
    Saludos.

  • El Hombre de la Rosa

    La gracia poetica empapa las preciadas letras de tu poema amigo Christian
    Saludos de afecto y amistad...
    Críspulo el de la Rosa...

    • Christian Vivar

      Gracias Hombre de la Rosa, un cordial abrazo!

    • el poeta del abismo

      Un fuerte , valoroso y profundo poema.
      Muy bien plasmados los recuerdos .
      Me ha gustado.
      Saludos de amistad

      • Christian Vivar

        Muchas gracias por tu oportuno comentario Poeta del abismo, un abrazo!

      • Raúl Daniel

        "hoy aprendo a no amar tus puñales y juro que esta
        es la última lágrima que por ti, mi alegría derrama."
        Lindo poema y mejor final.. me gustó..
        Un abrazo desde Paraguay--
        Raúl Daniel

        • Christian Vivar

          Muchas gracias Raúl, un deleite tu comentario. Un abrazo desde Lima!



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.