Enrique Dintrans A.

ALEGRÍA, NO ME DEJES

Alegría no me dejes
en mis pálidas razones
soy un viejo peregrino
en desiertos y relojes
Tiempos largos y sufridos
de la luz en los temores
yo te vi siempre risueña
como flor de bellas noches.
Alegría, no me dejes
en desiertos y relojes.

¿Te parece que en la lluvia
Alegría, muere un rostro
y a la sombra del gran árbol
languidecen los cachorros?    
Alegría, tú estás siempre
en el vuelo de abejorro
en las tardes del silencio
que descubre sus tesoros
¿Te parece que en la lluvia
languidecen los cachorros?

Te propongo, mi alegría
que te vistas de poema
y en la lluvia nos bendigas
como luz de mil estrellas
Hoy te he visto caminando
tan descalza y tan ligera
que tus pies sangraban gozo
sobre espinas y culebras
Te propongo, mi alegría
como luz de mil estrellas.    

 

E.D.A

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Una muestra de tu magnifica pluma escribiendo poesía amigo Enrique
    Saludos y amistad de Críspulo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.