juan maria

EL BURRO CURIOSO

Estaba un zorro pensando,

si el dudoso puente cruzaba,

ya que el pontón se encontraba

bastante deteriorado.


Va que en ese momento,

un burro por allí pasaba,

pero sin la intención,

de cruzar la cubierta,

que en el zorro tanta duda causaba.


Se dice que para despetar

la curiosidad de un curioso,

lo mejor es intrigar,

con mètodo constante y alevoso.


Fingiendo el rapaz no haber visto al asno,

pusose en la artimaña este zorro turro,

de realizar extraños y fingidos movimientos,

al punto de intrigar bastante al burro.


Pregunto el mulo indagador

por la actividad del zorro,

en la ocasión,

que tanto habia llamado su atencioón.


Y al punto le contó el zorro al borrico,

que allende el puente, el sabia,

...existía un manjar muy rico,

y tendría mucho gusto en saber 

en que consistía.


Prendida la chispa de la curiosidad

el asno afanoso se ofrecío para averiguar,

y con toda voluntad,

se dispuso el puente a cruzar.


Pero confirmandose la suspicacia del zorro,

cedió el paso al cruzarlo el ingenuo,

y el mulo fue al agua a parar,

sin haber tenido la mas minima ganas de nadar.


Quedándose contento el zorro

de que el agua fria no tuvo que probar.

..................................................

Moraleja:Andan mal los curiosos, si habiendo

un "zorro", no miran bien la situación,

en los momentos mas dudosos.



 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.