alesantilli

Mis diecisiete años: vocación y dudas (*)

Querido diario:
Tengo muchas preguntas,
y las respuestas están muy lejos.
Por eso, esta vez,
te pediré un humilde consejo.
Soy consciente
de que dentro de poco
dejaré de ser una adolescente;
y tengo una terrible impresión:
desconozco qué será de mi vida,
de mi porvenir y de mi vocación.
Faltan meses para terminar la escuela
y pensar qué estudiar
es realmente un horrible dolor de muela.
Querido diario:
No quiero equivocarme,
ni decepcionar a mis padres,
ni a mis seres queridos,
ni a mis amigos.
Sé que siempre sueles
estar de acuerdo conmigo, pero tengo terror al pensar en mi futuro;
no deseo que sea un camino erróneo y oscuro.
Querido diario:
Estoy plagada de interrogantes
y de inciertas dudas,
y reconozco que por esta vez,
requeriré un poquito de ayuda.
Querido diario:
Tengo diecisiete años;
no soy una niña,
aunque amo dormir abrazada
a mi querido oso de peluche;
y a pesar de que nadie me escuche,
tampoco soy una mujer.
Y me duele la cabeza
cada vez que pienso y me dicen
lo que debo hacer.
Querido diario:
Prometo comprometerme
y luchar con mis miedos,
pues estoy muy segura
que decidirme y ser feliz yo puedo.
Querido diario:
Anhelo que el mañana sea una extraña,
intrigante y misteriosa fragancia,
con aroma a sacrificio
y mucha perseverancia.
Querido diario:
En un dulce y nostálgico sueño,
recordaré mi añorada infancia;
les rogaré a mi príncipe azul, a mis amados duendes y a mis traviesas hadas,
que me bendigan, me den valor
y no me suceda nada de nada.
Querido Diario:
Sé que he crecido
y ha pasado el tiempo;
mi niñez y mis muñecas
se las ha llevado injustamente el viento.
Pero tengo la convicción de que maduré
y me considero responsable,
sin embargo, necesito a alguien
que me apoye, que me escuche y que me hable.
Querido Diario:
Enséñame a ser libre
y a encontrar mi camino,
que será mi destino.
Querido Diario:
Confía en mí,
no seré testadura;
pediré, como te he dicho antes,
algo de ayuda.
Porque tengo la mágica sensación
de que este es el momento y el lugar
para descubrir y conocer mi vocación.


(*) Extracto del diario de Antonella.

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Un hermoso y gran poema has escrito hoy amigo Alesantilli
    Saludos de afecto y amistad de Críspulo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.