Deactum

Basta la noche

Aquí voy, enamorándome de ti
como si me hicera falta competencia
tal cual la suficiente paciencia
me invitaba a ser mucho más sutil



Es difícil imaginarte mía
aspaviento sublime de mi ser
¿cómo le hago vida mía
si quise tenerte en mi poder?



Por las mañanas pareces tan cercana
a la profunda noción de mis sentidos
a la respiración o a mis latidos
y te fundes desde mi ardiente cama
como buscando ser muy cotidiana
no provocar un arranque en brama



¿Quién soy yo para gritar de mis adentros
que te quedes en mi centro sin irte jamás?
Es que ruego que terminen los tormentos
poder decirte aquello que siempre amarás

 


Por las noches eres la heroína
la envidia de la luna que nos mira
suspenso del día que termina
rescoldo de mi cariño que suspira
que sonríe al compás de los relojes
impaciente que de la ropa te despojes



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.