Hugo Aaron

Gemido de hambre y nacimiento

Si despertara por fin y mis ojos se abrieran

destrabadas las cadenas de las manos

extendidas alas en la voz que canta

y gimiendo con el grito de agonía y esperanza

Si sonara la trompeta, la pisada del gobierno

destruyendo la amargura del vicio del aire

y parara el sitio de la ciudad del alma

si llorara cristales liberando el fuego

y granizara ese fulgor desde las nubes.

 

Hoy lo digo, hoy lo escribo

con el alma y sacrificio

Con sonidos guturales indecibles

¡Yo lo canto, lo declaro!

 

Hoy lloro en los pies del verbo

derrito mi rostro entre sus dedos

se enciende la antorcha en mi corona

despierto la belleza de la honra

 

Hoy se hagan uno los tiempos

coincidiendo el cielo con el suelo

empuño la hoz de mis versos inspirados

y muestro con mi antorcha

el camino al extraviado

 

Hoy despierto por fin, hoy mis ojos se han abierto

desmenuzadas las cadenas de mis manos

levantado el vuelo en canto santo

¡¡Ah ay!!

Dolor en paz la risa el llanto

¡El ser gime con un grito de hambre y nacimiento!

cuernos de la vanguardia angélica

están soplando, están sonando

y se escucha tras el trueno

¡los jinetes, los caballos!

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Hermosa y agradable la lectura de tus letras amigo Hugo
    Grandioso tu poema
    Saludos y amistad de Críspulo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.