WilmaryMiranda

La sombra de tu belleza

 

Qué hermosos ojos tienes, que bella es tu cara

Sin embargo, seamos honestas… No te servirán de nada

Me llamas envidiosa, me volteas la cara

Dejas a la sombra aquello que fue tu alma

 

Tu pasado te persigue y en tus sueños te atormenta

“Eres gorda” te gritaban, “eres fea” te recuerda

Te despiertas llorando en la madrugada

Te sientes sola, estás desamparada

 

¡Y yo me rio! ¿Para qué voy a negarlo? Igual no vale nada

No voy a dejarte sola, aquí siempre estaré parada

No me importa que tan alto quieras ir siempre vas a arrastrarme

En cada esquina por la que pases, también en cada detalle

 

¿Te sientes perseguida? ¿Qué crees que iba pasar?

¿Qué yo iba a desaparecer así sin más?

Tú me creaste, no mires más allá

No te sientas desentendida de lo que es nuestra realidad

 

Mírate en el espejo, que allí me encontraras

En cada ralla en tu cuerpo, en las marcas de tu verdad

No importa cuánto te esfuerces, aquí sigo yo

Haciendo doler eternamente tus heridas de desamor

 


“Sherman”, “vallena”, “obesa” ¿No te acuerdas?

Fui la que te enseñe a protegerte, la que te ayudo a progresar

Detrás del color negro y en tu cara un antifaz

Y te acompañaba en silencio en tu vida de soledad

 

Y ahora vete mirando el espejo, enfrentándome firmemente

Me destruyes, quieres superarme fervientemente

Y aunque sé que por fuera te ves diferente

Por dentro yo te recuerdo que todo esto es indiferente

 

Soy tu arma de doble filo, tu pasado y tu presente

Ese moustro que te acompaño hasta el amanecer diariamente

Te acompañe en tus noches de llanto, aunque muchas veces yo lo causaba

La que te repetía diariamente que quizás nadie te amara

 

¿Y ahora tú me culpas de tu baja autoestima?

Yo soy depresión pura, soy tu mejor amiga

No aparezco si no me llaman, no aparezco si no me piensan

Tu solita cada noche me hiciste tu consejera

 

Te alejaste y te cerraste, aunque yo te lo haya propuesto

Fuiste tú la que actuaste, la que cumpliste mi consejo

Me miras con asco, pero no quiero alejarme

Vivo en ti, sin ti muero y no podré volver a dominarte

 

Pero ya no me haces caso, me minimizaste

Dentro de mis pesares, vi que te enamoraste

Te diste cuenta de tu sonrisa y de tu gran inteligencia

Que eres perfecta y sencilla a tu estilo y propia manera

 

Ya no lloras de tristeza, lloras de felicidad

Te miras en el espejo y me desplazas como verdad

No te importa tu peso, no te importa cómo te ves

Y en este momento es que me doy cuenta que te has convertido en mujer

 

Veo en tus ojos un brillo, la esperanza va a explotar

Te enamoraste de ti misma y de tu hermosa personalidad

Te diste cuenta después de tanto llorar

Que no importa lo que diga la gente, mientras te aceptes con humildad

 

No es un chico ni el maquillaje, es tu mirada, es tu bondad

Que ya no me escuchas, que te amas y no es por mezquindad

Y es aquí cuando me doy cuenta y puedo por fin exclamar

Que la depresión ya no es tu amiga y por eso me he de marchar

Comentarios3

  • CHILENOHOT

    Es impresionante la belleza de tu poema, y la reflexión que exhortas.

  • Sara (Bar literario)

    cuánta verdad en tu poema, es hermoso!!!

  • ronnin_muchukunda

    La humanidad no puede juzgarse en lo que es y se encuentra pero tampoco hay que ser tan duros en el sentir. Saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.