luciaserena

Las dos orillas

Me pregunto, qué hacer para ser libre,

cuántas vidas a sacrificar

cuántos angelitos negros

cuántos angelitos blancos se ahogarán

vamos cruzando en una barquita de papel

cruzando un abismo de incertidumbre y maldad

con niños y mujeres buscando la ansiada libertad.

A esa tierra tan díficil de tocar

qué grandes las olas

qué aguas tan oscuras

alimentadas por la sangre tan jovial

qué silencio más profundo

qué tristeza en este mar.

Ay, si llego a la otra orilla me recluirán

pero todo es mejor por comparar.

Ya veo la luz del dia

ya veo la otra orilla

ya veo la libertad

ya tumbó mi barquita

ya estoy tragando sal.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.