Héctor(micorazón)

Aprende diariamente el peregrino

Aprende diariamente el peregrino,

al ver su suelo ignoto comparado

con el excelso cielo iluminado ,

que lo uno y lo otro está en poder divino.

 

Muchas veces cae junto al camino,

deseando regresar al pasado,

mas al sacudirse el traje empolvado,

continúa las sendas del destino.

 

Y queda entre la sombra fugitiva

el rastro de cuanto polvo a mordido,

y las marcas del camino su piel.

 

Ya pisa cada vez más decidido,

la meta que persigue le motiva,

ya ve el cielo amaneciendo sobre él.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.