Federico Rivero Scarani

EL BOSQUE DE LAS PAVURAS,

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Federico Rivero Scarani, 1969, fscarani24@yahoo.com, Docente de Literatura egresado del Instituto de Profesores Artigas, Obras: Ecos dela Estigia, Atmósferas, Synteresis perdida, Cuentos Completos, El agua de las estrellas. Colaboró en diversos medios del país como El Diario de la noche, Relaciones, Graffiti, y también en Verbo 21. com y Banda Hispânica.com Publicó un ensayo sobre el poeta uruguayo Julio Inverso (“El lado gótico de la poesía de Julio Inverso”)  editado por los Anales dela Literatura Hispanoamericana dela Universidad Complutense. Participó en antologías de poetas uruguayos y colombianos (“El amplio jardín”) y cubanos (“El manto de mi virtud”). Fue docente de la cátedra de Lenguaje y Comunicación en el I.P.A. Tel.: 2 308 7717, Dirección: Gil 823 apto. 210 Portada 3414, Montevideo-Uruguay. Obra: “El Bosque de las Pavuras, Suedónimo: Dígito.

 

 

 

 

 

 

 

 

EL BOSQUE DE LAS PAVURAS

 

Seudónimo: Dígito.

 

 

Te contaron tal vez la historia donde
en el llano del Bosque de las Pavuras
se endureció el corazón
eran frágiles manos retorciendo el cuello
de una vieja paloma en el llano aquel
Y los sin cuerpos aparecieron entre relámpagos
un piano espectral los conducía siniestros
y bailaron como muertos
en el Bosque de las Pavuras mientras tanto
se quemaban las hogueras de andróginos selenitas
La gente dormía en sus casas para poder escapar
la vigilia enferma de fiebre rutina
asco en la piel
los sin cuerpos volvían una vez más
nononononononononononononono
Ataron venas en los árboles paseándose
entre la gramilla la luna roja luna
iluminó con furia
y los amantes se separaron cada uno hastiado
cada uno con otro de su propio sexo
Y el maldito sol iluminó desde su alba
las siluetas negras escapaban riendo
pronunciando tu nombre
y los desgraciados a trabajar brutos y tecnócratas
la buena mujer y el miserable ladrón de cables
Y todo era normal en el Bosque de las Pavuras
fue kuando una niña alegre se acercó hasta
las cenizas grises
hallando un amuleto donde el futuro era un cadáver
pero no supo saber los azares providenciales
Y se masturbó entre los árboles donde colgaban venas
donde la voz del aquelarre sonaba apagada
entre el orgasmo que se acercaba
y calló su voz y cayó la niña extasiada
mientras tanto sus padres trabajaban aburridos
Los sin cuerpos the nobodies entonaron
una muerta canción fue kuando teus olhos
chuvando parlaron
nonononononononononononono
esta vez te rendiste ante el placer infantil
Ahogando un grito no te atreviste a volver
a tu sweet home y cayéndote por entre las calles
borracha inmunda
te ofreciste en el lupanar más crápula del rioba
y te encontraron dedos pretos como sua ánima
Bebiste del licor maldito por la nariz
tu habitación carecía de ventanas janelas
janelas escuras
ate a noite urna projeçao alem
y la cama fue la mejor tumba que conseguiste para tu sed
Como la barriga hinchada de un perro muerto
explotaste desparramando gusanos que son palabras
y te oí, ouçe
confesiones que ruborizarían hasta luzbel
y nació tu cría: una sombra y un vómito
Mientras tanto la gente trabajaba correctamente
llegando a fin de mes con facturas sin pagar
éramos tan felices!!!!
cuando el populacho freía sus carnes al sol feroz
niños dementes en el ómnibus venden almanaques
Estando de jarana kometí un crimen porti
portí porti sí porti cometí un crimen atroz
fue una kukaracha
que alimenté desde los principios de su existencia
mientras tanto me sonreía con sus antenas
Oscura turva de nocturnas aves se posaron
en las ramas de mi cráneo florecido mal
y no lo podé
hicieron sus nidos igual que hadas oscuras
ángeles infusos de tugurios oscuros humanos
Vapores bovinos de traseros abiertos fluyen
como aroma de caño podrido cuyo perfumista
Jean-Baptiste, él
transformó el dulce néctar en aromas parisino
él, quien fue engendrado por el Peor engendro
Sé que tu furia es salvaje, lector
la mía me hizo a su antojo en potestad
y ahora aquí escribo
el carné de un condenado la antropofagia
de un mundo que es serpiente circular lasciva
Nos alegramos kuando somos menos pobres que el otro
tu prójimo, ámalo komo a ti mismo, hereje
no le desees nada
excepto su malestar de estar acá
hundido en el mismo fango que te kubre
Señores del jurado, tirad la primera piedra
despojaos de sus investiduras dormid in pace
quamquam decipant me
umbrae desidero habere te iucunda micare
es lo que puedo confesaros en el Bosque de las Pavuras
Y a esta existencia me condeno porque es
un prisma que refracta colores de agonía
cálidos y fríos
en un cuadro perpetuo cuyo pintor era ciego
digitalmente expuesto a la furia de los bits
Muchos, quizás tú, nacimos kuando el kalendario
estaba muerto e ninguem se dio kuenta
pobre feto de foto
alimentamos nuestra carnicería filmando
la bendita descomposición komo un kocinero
Angelis quando vertunt hi sunt caeruleui
me susurró un voz cavernosa de aguardiente
pensé en algún pariente
mientras tanto las estrellas rutilan detrás
de la tormenta seca del próximo desierto
Tengo el alma envenenada, mis antenas
son mi perdición, me desespera tu arrogancia:
un set de maquillaje
descubrí que la mujer es un animal diferente
ojalá se procree a sí misma: nueva humanidad
Esto lo escribo mientras estás vivo, ja
mañana será otro día y el siglo que viene
un conjunto de sismos
donde el valor no es matemático apenas físico
mientras tanto lloverán meteoritos de neo-bio-digital
Vamos a extinguirnos, viva la Patria que hambrea
viva la tua la nostra bandera rotos jirones
el último homo
no tendrá sepultura, o la femme fatale
insectívora aullará por suo compagno
Vamos a extinguimos vamos a extinguirnos
vamos, arriba, vamos, vamos a extinguirnos, sí
el abismo espera
vamos a extinguirnos vamos a extinguirnos
vamos, adelante, a extinguirnos, seja nossa vontade.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Grata y preciada la lectura de tus letras amigo Federico
    Saludos y amistad



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.