Alfonso Torres Jimenez

el verdugo

 

Aunque existan verdugos amables,

Agradables y simpáticos verdugos,

Su trabajo consiste,

fundamentalmente ,

en ir con su agenda

cortando la cabeza de la gente.

Sin agresividad, supongo,

 sin ganas  de molestar, incluso,

 con profesionalidad, seguro.

Al igual que el barbero

Te corta las patillas,

Pues él

 te corta el cuello limpiamente,

Y por la noche

 se mete tranquilo

en  la cama

                    Y se duerme.

Alguien tiene que hacer

El trabajo sucio,

 Las alcantarillas

               Es lo que tienen,

con  implacabe frialdad

sostiene.

Alfonso torres 10.12.2012

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Grata y Hermosa la lectura de tus preciadas letras amigo Alfonso...
    Saludos de amistad de CrĂ­spulo...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.