Effy84

Jugar con vida

Las ventanas miraban con ojos entrecerrados, 

la puerta intentó frenarla, 

los muebles gritaban ¡DENTENTE!, 

a pesar de ello, ella continuó, 

continuó jugando con vida, jugando, 

hasta que el juego terminó y le tocó perder.

En ese momento las ventanas comenzaron su silencioso llanto, 

la puerta cesó y los muebles callaron. 

En ese momento sólo se escuchó el amargo canto del silencio.

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Muy gratificante y hermosa la lectura de tus letras amiga Effy84
    Saludos de amistad de Críspulo

    • Effy84

      Muchas gracias, es reconfortante leer sus comentarios. Saludos.

    • Effy84

      Muchas gracias, me alegra que le haya gustado. Saludos.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.