srakkin

Portadora de la Luna.

Recuerdo el delicado tacto de la Luna
 mientras se balanceaba entre tu pupila y la iris,
 dulce cuna que admiraba y apaciguaba mis tejidos,
 no todos, solo los externo para que pasara frío
 y acelerara el corazón,  vibra que vibra el panal que da vida,
 por algo duermen de noche y no de día,
 se cuelgan como lo aros en las orejas de los elefantes,
 como aquella mujer colgaba elefantes en su cuello y orejas.

Olvido, su rostro. La fotografía dicen que sirve
para recordar momentos, paisajes, lugares, compañía,
mas olvide que nunca había estado tan solo
y lleno de gente, Si se tratase de honestidad
¿Por qué no quieres acompañarme?

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Tu pluma engarza con maestria tu genial poema amigo Srakkin...
    Grata la lectura de tus letras...
    Saludos y amistad...
    Críspulo el de la Rosa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.