Carmelo V

DEJAMÉ

DÉJAME

 

Déjame besar tus labios

como siempre he imaginado

 

Déjame acariciar tu cabello

entre mis dedos enredados

 

Déjame oler tu piel

cada centímetro perfumado

 

Déjame ver tus ojos

desde dentro, desde tu lado

 

Déjame oír tu voz

saber que me estás nombrando

 

Te pido permiso, quizás no debiera

y sería un tipo maleducado

Pero te habría besado

tu pelo entre mis dedos enredados

estarías cerca de tu piel perfumada

oiría tu respiración, nunca mis ojos cerrados

 

Luego te pediría perdón

¡No pude evitarlo!

aguantaría lo que fuese

tu mano alzada mi rostro buscando

o el insulto mas merecido

 

O tal vez te fundas en un abrazo

me besarán tus labios

tu pelo buscará mi mano

estarás suspirando

y tu piel con la mía rozando

 

Aquí estoy yo, al borde de un precipicio

Lo hago o no lo hago.

 

Carmelo V.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Tu bella pluma engarza con primor tu genial poema amigo Carmelo...
    Grata la lectura de tus letras...
    Saludos y amistad...
    Críspulo el de la Rosa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.