diana vazquez

nada que decir

Mi corazón se encuentra en un mar de lágrimas y es que aún no me resigno a perderte y saber que ya no estarás, mil cosas me atormentan, pensamientos que ya no se ni a cual dirigirme,  y es que mi amor perfecto se basaba en lo que leía de las novelas que vagabundeaban mis pensamientos, de amores largos o cortos donde se unían y no se separaban,  y es que me llena el temor de ser y no ser, de estar y no estar, se clava hondo el sentimiento del que ya no te podre besar cada lunar que me encanta de tu cara, tu cuello, tu espalda, no poder tomar tu mano, ni mirarte fijamente a tus ojos, esos ojos que antes me decían cuanto me amaban, me atemoriza verte y que observes de mí que nada ha cambiado, que aun te deseo, que aun te anhelo y aun te sueño y es que no sé si es mi amor “mundano” como tú lo decidiste llamar, no sé si Dios me dirige a quererte cada día mas y que esa sea mi condena, condena que me impuso el más alto por haberme negado a amar, y perder la esperanza, me encuentro aquí invadida de nostalgia, algo que no cesa, algo que ya no se espera, y es que no sé cuánto tiempo pasara y pregunto a mis allegados si el sufrir por amor es normal y si el dolor es soportable, y es que a mi me quema, me quema el alma.

.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Un formidable prosa has escrito hoy amiga Diana
    Recibe un cordial saludo de Críspulo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.