Kara

Con el estruendo empieza la jornada.

Con el estruendo empieza la jornada

Miles de balas sonoras suenan al alba

Un efímero descanso me tortura.

Borracha de sueño me deslizo

por los pasillos resbaladizos.

Abro con hacha la cueva,

pues debe tener reservas.

En la calle, miles de cuchillos helados

me atraviesan por todos lados.

Entre la niebla de humo

mi coche circula cual fiel soldado,

esperando las órdenes de su magistrado.

"¡Rompan filas!", grita el coronel Green.

Un grupo coordinado

obedece sin reparo.

¿Dónde van?

¡Qué hazaña que los dirijan!

¿Llevan el uniforme?

¡No, llevan la lana para esquilarla,

pues aquella está más valorada!

En el lóbrego ambiente

se escuchan suspiros dementes.

¡Rápido!, ¡Una sonrisa!

No quiero que descubran mi apatía.

Cuchillos, hachas, navajas,

todo desgarra mis entrañas.

Ocho horas de tortura

pero que valen una fortuna.

¡Corred! ¡Ahí está!

A la salida del Infierno

veo el codiciado Don Dinero.

Como una jauría hambrienta,

los borregos se lanzan a por su papel magenta.

Pero...¿vale eso la pena?

¡Sí!, a coro el rebaño enajena.

Comentarios3

  • El Hombre de la Rosa

    Una bella forma de escribir tus letras sociopoliticas amiga Kara
    Saludos de amistad de Críspulo

  • Eugenio Sánchez

    El comercio ya empieza desde que nace el día y todo ese alboroto muy bien lo has plasmado en tus versos

    Un abrazo desde Perú

    Eugenio

  • Paco Jose Gonzalez

    El hombre se diluye en el enambre que afanosamente labora y mata el alma de los yo , como una guillotina mágica , eficaz e inexorable.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.