Héctor(micorazón)

A tus ojos robaron el sosiego

A tus ojos robaron el sosiego,

las estrellas, el sol y la luna.

¡Que se caigan del cielo una por una!,

¡no brille la luna! ¡y, sea el sol ciego!.

 

Apagaron tu brillo con el ego,

no importando tu destino y fortuna.

¡Se dispersen y nadie los reúna!,

¡les consuma la conciencia en su fuego!.

 

Que tanto me consume esta tristeza,

al ver tus ojos tristes y señeros,

¡Ay!, ahora está tu arpa tan callada.

 

Tu cama forjada en hierro y acero,

es tu cuarto cárcel en fortaleza,

y esperas ser un día rescatada.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.