Carlos Fernando

Quién decide...



PRÓLOGO

"Entonces, estarán dos en el campo:

uno es tomado, el otro dejado;…"

Mateo 24:40

 

Dedicatoria:  A mi hijo Ángel (quien aun vive, y está sano)

 

A los pies de la cama de un enfermo grave.

La ciencia lucha con las armas de la Ciencia.

La madre ruega al Cielo, y el padre afligido,

solo espera.

El cuerpo del enfermo gime, a veces en silencio.

Y mientras late el corazón la esperanza vive.

Entretanto, en otra cama otro paciente

que ya come, aguarda el momento de salir

del duro entuerto. La Parca a los dos mira

con su paciencia helada, a ejercer su oficio,

mientras Dios desde su Trono, observa. Atento:

al esfuerzo del médico, y escucha los ruegos

de la madre, la zozobra del padre, el afán

de la enfermera, los suspiros del agonizante enfermo,

y la esperanza del que espera.

Da una orden llegado sea el momento, y La Parca

austera con su hoz dispuesta, ciega la vida

del que sanar parece, y deja en paz

al que parece muerto. El médico se apresta

a reanimar la vida del que parte

a pesar del esfuerzo de la Ciencia,

y minutos después da la noticia. Se escuchan

los llantos y gemidos lastimeros, después,

el silencio impera.

Una mano invisible ha inclinado la balanza

a favor del que renace del entuerto, mientras

que en la otra cama yace el cuerpo de aquel

que no pudo rescatar La Ciencia.

¿Quién decide? Se pregunta el médico.

Definitivamente, Uno que tiene el poder de hacerlo.

¿Qué ha sido aquello que ha dictado en contra

del pronóstico del médico, que uno

más desgraciado sobreviva, entretanto

que el más sano, en el último suspiro

dejó escapar la vida?

¿Y por qué?

Nadie acierta a dar una razón irrefutable.

Todo será especulación e incertidumbre.

Solo un asunto prevalece en tan desigual dilema:

Nadie sabe.

¿Será una prueba que Dios ha puesto

a los padres del difunto? ¿Será un castigo?

¿Serían los ruegos de la madre? Quién lo sabe.

Pero es un hecho conocido por todo aquel

que se aventura a cuidar científicamente

de un enfermo, que así llega a ocurrir.

Y que sucede lo que ninguno espera.

Comentarios4

  • Paco Jose Gonzalez

    Contundente.

    • Carlos Fernando

      Caballero amigo: Muchas gracias. Gracias por leerme, gracias por tu comentario, y muchas gracias por tu amistad.
      Shalom

    • jorgeluisotero

      Hermoso poema. lleno de vivencias cotidianas, es un enorme placer conocer a una persona que ha vivido en un pais que por lo regular se dice que viven en guerra... siendo de origen latino, aparenta haber cambiado a otra religion, '' mi punto de observación'' pues, he conocido en este país a algunas personas que al hacerse Musulmán, lo primero es dejare la barba pronunciada. no se si este es el caso, por otra parte, explicas que aun esperas al mecía. cosa que no pongo en tela de juicio, pues, no estoy nutrido en el tema, aunque sospecho que algo debe llegar a arreglar a este miserable mundo, que lejos de la creencia del todo poderoso, se unifican a la maldad, al interés, a la explotación... espero disculpes mi forma cruda de decir las cosas. (leí si perfil) y me intereso dialogar por este medio. mis respetos a su forma, (de alguna manera acepto su escrito en el perfil) pues, nadie me ha podido probar que existe algo diferente.
      me gusto pasar por su rincón. le reintegro que me disculpe si en mi comentario hay algo que no desee leer.
      recibe mis mas sinceros saludos.

      • Carlos Fernando

        Shalom jorgeluisotero.
        Primero, permiteme agradecer la deferencia que me haces al leer y comentar este poema, y aun, darte el tiempo de leer mi perfil. Y después, en confianza decirte que no encontré en tu comentario razón alguna para que te disculpes por tus palabras.
        Por un tiempo me divorcié de las religiones, sería una larga y aburrida historia detallar las razones que tuve para ello. Pero, solo con la finalidad de aclarar tu idea te comento que no soy Musulmán, sino que me encuentro en el tránsito hacia mi conversión formal al Judaísmo. No porque sea una religión inmaculada, sino porque me identifico con la idea de creer en Un solo Ser Supremo. Y, digamos así, qué mejor lugar para aprender sobre el Espacio Sideral, sino la NASA, o qué mejor Escuela de Medicina que la Sorbona. Así por analogía, la mejor escuela para aprender la fe de Abraham no es el Islam, ni el Cristianismo (tengo mis razones para afirmar esto), sino el menos corrupto esquema de pensamiento en ese particular: aunque no impoluto, el Judaísmo es la mejor alternativa para lograr este afán. Respeto todas las posturas, incluidas las no religiosas como el Agnosticismo o el Nihilismo, cada cual tiene su derecho a creer o no creer lo que le parezca mejor. Pero propugno porque este mundo llegue a ser mejor, y el camino de la moral es la única vía, y los preceptos morales de todas las corrientes de pensamiento, son el patrón de medida, del cual podemos tomar referencia para normar conductas.
        Ha sido un verdadero placer, entablar este diálogo epistolar-cibernético contigo. Y me agradaría sobremanera, que no sea nuestro único diálogo. Te invito a leer otros de mis textos, (me resulta chocante referirme así a lo que escribo, pero no hay un modo más claro para hacerlo), y si tienes a bien, dejarme otros comentarios, tan excelentes (no precisamente basado en el elogio que has tenido para este), como me has expresado en esta oportunidad.
        Me tienes como amigo, desde la Ciudad de Querétaro de Arteaga, Querétaro, México.
        Shalom

        P.D. Cité a la Sorbona y no a Harvard como mejor escuela médica, porque soy más clínico que técnico en mi Arte Médico.
        Shalom

        • jorgeluisotero

          AMIGO, acabo de leer su comentario, y solo le podré decir una cosa...
          estoy de acuerdo en lo que dices y creeme que es confortable para mi, estar en un espacio donde puedo aprender sobre cosas que estuve lujos sin derechos a opinar, hoy libre de todo y dispuesto a reclamar la libertad que todos necesitamos, expreso mi sentir. no soy fanático a ninguna religión, creo en el gran arquitecto del universo, como único creador. quizás, discrepen por mi posición, pero hasta el momento es lo único que me hace sentir capaz de ver las cosas mas claras sin tanta mentira y falsedad... he visto tantas religiones que solo son prestas a engaños y lucrar con la ignorancia de algunos que desconocen que se enriquecen a costa de uno.
          yo también creo, que el supuesto mecías no ha llegado y si es Jesus Cristo, como dice el catecismo... por que no ha habido cambios en nuestra sociedad...
          nunca quise decir que usted era Musulmán, aunque vi la barba que ignorantemente se dice que lo son... ya veo que no es su caso y si supieras, que no juzgo a nadie por sus privilegios, pues, no soy nadie para juzgar, ya que he sido juzgado y me ha dado lo mismo.
          creo que hablando las personas se entienden y yo estoy satisfecho con su contesta. soy como soy y no me parezco a nadie, con esto le dejo saber que me encantaría ser su amigo y aprender de lo que profesas. soy un hombre que pertenece a una institución masónica y llevo a la practica el comportamiento.
          le envío mis mas fraternales saludos y quedo ante usted como un discípulo de enseñanza.
          recibe mi abrazo fraterno.

        • El Hombre de la Rosa

          Muy grata y amena la lectura y el ritmo de tus bellas letras estimado poeta y amigo Carlo Fernando
          Saludos de afecto y de sincera amistad
          Críspulo el Hombre de la Rosa

        • Isabella Eye Gren.

          la mayor riqueza es la vida la salud
          y ver un nuevo dia es un regalo de Dios
          y hay que vivirlo como si fuera el ultimo te felicito doblemente por estas letras de tus vivencias tu fe pienso que los medicos estan mas serca de Dios , pues DIOS MEDIANTE SU HIJO,SUS ANGELES DIRIGEN SUS MANOS CON SABIDURIA PARA SALVAR HUMANOS SABEMOS QUE EXISTE LA MUERTE ES PARTE DE LA VIDA PERO NADIE ACEPTA LA PERDIDA HUMANA GRACIAS POR COMPARTIR ESTE BELLO POEMA Dios te de mucha vida y sabiduria un abrazo muy calido Doctor Poeta. uf ensaladas de letrs

          • Isabella Eye Gren.

            Comienso escribiendo mayusculas minusculas jajaja ni modo.



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.