ESMERALDA...

EL SEÑOR DEL SOMBRERO GRIS (Historia de amor II )

Una jóven quinceañera

de un pueblito de las afueras

cumplía diariamente sus tareas,

ayudaba a su madre,

tomaba clases de bordado y costura,

y cada tarde religiosamente

envuelta en blanca mantilla

asistía a escuchar misa...

Un atardecer de primavera

al cruzar la plaza mayor,

observando el paso del tren

llamó su atención un pasajero

de elegante porte y vestir

quién acariciando el ala de su sombrero

con gentíl gesto respondió

a unos grandes ojos negros

que cautivaron su viajar...

Ella tímida, avergonzada,

bajo su mirada y sintió de repente

sus mejillas incendiar...

Desde aquel día

esta jovencita esperaba ansiosa

ver el tren marchar

para recibir el saludo caballeroso

del misterioso y apuesto

señor del sombrero gris...

El mundo alocado

hizo explotar bombas y armas

se llevó a los hombres

a luchar por la patria.

Ésta mujer enamorada

no dejó de acudir

a ver cada tarde el tren fluir...

triste, muy triste estaba

porque los meses pasaban

y el tercer bagón no llevaba

 a su señor del sombrero gris...

Un día desahuciada,

apoyada en el último álamo de la plaza,

con su mantilla resguardándola del sol

sus lágrimas caían

pués ya guerra no había

pero su viajero no volvió...

Su corazón dolido y enamorado

rompió en llanto y al suelo

la dejó caer...

en ese instante un pañuelo blanco

fué depositado en sus manos

y una voz marcada y susurrante le dijo:

 "...tranquila mi bella damita

hoy decidí bajar del tren

para reencontrarme con usted..."


ESMERALDA

Comentarios3

  • Paco Jose Gonzalez

    Extraño e interesante, un saludo.

    • ESMERALDA...

      Gracias por leerme y dejar tu valiosa huella.
      Saludos

    • El Hombre de la Rosa

      Maravillosa la lectura de tus gratificantes letras estimada poetisa y amiga Esmeralda
      Saludos de afecto y amistad
      Críspulo el de la Rosa

    • Enrique del Nilo

      ¡Un clásico!
      un trama bien trabajado
      me devoré cada verso
      y se me antojó atarlos
      a una espinela

      Te dejo mi beso



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.