EzeMC

Retrato de una vida

Somos hueso, somos carne.
Somos la esencia vital intacta.
Somos reloj que no se retracta.
Somos alma frágil y cobarde.

 

Nacimos para morir sintiendo
en cordeles bastante efímeros.
De mente y conciencia íntegros,
corazones que van creciendo.

 

Como tripulantes incrédulos

nos amotinamos contra la norma.
Experimentando sueños y formas,
hilarantes e inocentes péndulos.

 

Tras perdernos en la neblina
esquivamos tiempos nocivos.
Despertamos junto al motivo
de aguantar la difícil rutina.

 

Dejamos legado de vida,
fotocopias de nuestros rostros,
proyecto de nuestros gustos,
concebidos en precisa medida.

 

Ascendientes y descendientes
se alejan en sus funciones,
silencio en las habitaciones,
solo dos quedan presentes.

 

El reloj marca las siete,
avisa el fin de la jornada,
ya no hay “motivo”, no hay nada
mas que divagar inertes.

 

Es el destino del viajero
que se hace ver y nos reclama.
Recostados en una cama,
del polvo vinimos y a el volvemos.

Comentarios2

  • Paco Jose Gonzalez

    Muy bueno, sigue escribiendo así, un saludo.

    • EzeMC

      Agradezco tus gratas palabras mi amigo!
      Saludos :)

    • El Hombre de la Rosa

      Grata la lectura de tus generosas y bellas letras estimado poeta y amigo Matias
      Saludos de afecto y de sincera amistad
      Críspulo el Hombre de la Rosa



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.