vlad carrasco

La resistencia.

Veo su cuerpo desnudo, está dormida a mi lado

No eres tú lo sé, lo sé soy un descarado

Engañarte con ella un mal gusto me ha dejado

Engañarte es lo único malo que me ha gustado

No es en la cama como tú, ella es salvaje

La espalda tengo llena de las huellas de sus ataques

Y en la boca aún tengo el sabor de sus viajes

Al fondo de mi cuerpo y todos los parajes

Cuando entré en su cuerpo húmedo

Con la seguridad y fuerza de una bestia

Dio un gemido, me rodeó con sus piernas

Entre ellas encontré el placer, la vida eterna

Me rodeó con su telaraña irrompible de viuda negra

Y por las horas, días, noches o años que duró erecta

Disfruté como nunca del espacio entre sus piernas

No tuve que esforzarme para llegar a la meta

Mientras que tú, con tu andar de burguesa

Te confías en tu culo, te confías en tus tetas

En tu ropa, en tu pelo, en tu cintura de sirena

Derrumbas toda pasión sabida o secreta

Y llenas todo este vacío solo con indiferencia

Me dejas mirando este cartel que te pegas

En tu cuerpo, lleno de confusas contraseñas

Me hastíe de ti, de tus aires de princesa

Por eso yo y ella, en esta cama de hotel formamos la resistencia



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.