Luis Rayo

Las antiguas libertades

 

A ratos lanza,
 a veces mansa,
luego resaltaba lo puntiagudo,
y en silencio los espectadores de la indiferencia
y no comprendieron 
la llegada de las formas grises,
grises como el cielo nublado.
Ahí estaban los de siempre,
 los jóvenes y los viejos 
soñadores invariablemente
que aclamaban las antiguas libertades,
libertades que que se reclaman
en los rugidos de los leones desesperados.

Comentarios2

  • Paco Jose Gonzalez

    Extraño poema, me ha gustado.

  • El Hombre de la Rosa

    Un placer la lectura de tus hermosas letras amigo Luis Rayo
    Abrazos de amistad de Críspulo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.