tercegal

DEJAME SER PARTE DE SU VIDA

  

 Por favor no te la lleves, por favor no me la quites, te lo pido lo suplico, yo no soy la culpable de lo

Que ese extraño te hizo, sé que ha sufrido mucho sola con tu hija, pero mira lucecita yo siempre

Estaré contigo, luz es tu nombre como no podre  abrazarla por las noches.

   Ese hombre es un extraño, y te juro que lo odio, el ya no es más mi hermano, lo que te hizo

No tiene nombre, por favor yo estoy contigo, y nunca te deje sola, por favor déjame verla aun que

Sea un par de horas, que yo sé lo que es pasar un embarazo sola.

    La rabia te consume, se acumulan los recuerdos, la tristeza se vuelve odio, se cómo estas

En este momento. No pretendo convencerte de que un día lo perdones, padre se le dice a cualquiera

Pero padre es el que se queda, se queda contigo, te cuida en tus llantos, y o como tú lo odio tanto.

      Sé que te dejo por otra, una mujer muy mala, porque ella sabía que estabas embarazada

Pero el sexo es imperante, siempre gana la pasión, y esa mujer fácil para mí no tiene perdón, jamás

Quiero conocerla, ella para mí no existe, no entrara en mi casa solo tu mi  niña de ojos tristes, podría

Llenar cuadernos de poemas, pero nunca sentiré lo que tu sientes, como duele y lo que esperas.

      Luz de mi vida tú y mi sobrinita, nunca pasaras apuros, mientras yo y mi mamá existan, no

Te alejes con el tiempo, no me dejes en penumbras, que por algo te llamas LUZ, mi tristeza me sofoca

Alúmbrame tú con tu ternura tan loca, yo la voy a querer mucho, la cuidare mientras tú duermes

Y la arrullare tierna mente.

      No hay un hombre más sobrero, que mi hermano, yo antes lo quería ahora es un extraño

El no dejo de quererte yo se cuánto se querían, pero apareció esa sucia y despida, es su vida

Ya no importa, algún día pagara sus pecados, dios tarda pero no olvida.

    No hay adié en este mundo que a tu bebita no la valla a querer, yo también sufro mucho por ti

Por mí y mi madre, que se ha hecho cargo de lo que hizo ese cobarde, él va a querer conocerla

Solo eso puedes negarle, porque el cometió un grave error que es lo que hacen los cobardes.

    Si tú quieres lo perdonas, si no échalo al olvido, pero te pido no nos castigues, a mi madre y ama

Ella te adora lo sabes, mi pequeña de ojos tristes déjame secar tus lágrimas, que ese hombre

Que hoy te escupe, llorara muchas lágrimas, te perdió a ti y tu hija, y de pasada a una hermana

A su madre y a todos los que lo apoyaban.

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Un placer la lectura de tus hermosas letras amiga Tercegal
    Abrazos de amistad de Críspulo

    • tercegal

      un gran agrado que usted lea mis poemas mi caballero de la rosa
      Saludos desde chile gracias

      su amiga tercegal....



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.