imoraga

Carta de Auxilio y Respuesta.

Carta de Auxilio

Estimado Yo mismo:

Deja que te explique amigo mio, las razones que sin buscarlas, no puedo sacar de mi mente. Son mis dedos los que sienten la necesidad de explicarte. Tu me conoces mejor que yo mismo. Eres mi consciente oculto, el que expone los sentidos que no comprendo. Espero que me entregues las palabras que busco y necesito.

Son tantas las razones por las cuales sabes que la quiero, tantas las razones por las que ni tu ni yo podemos evitarla en los sueños, ni en los momentos más despiertos. Se ha apoderado de mi mente como si las semillas de las flores se hubieran esparcido por el viento. Crece y crece un sentimiento.

Ayudame a entenderme. Con tus palabras, tus consejos y tu claridad, ayúdame.

El destino que me espera es uno solo. El camino que seguir es el incierto.

Tú me conoces, tú me comprendes, tú me darás una guía que atenderé, porque te creo. Tu eres mi mejor consejo y a la vez mi mejor amigo.

Ivan.



Respuesta

¿cuáles son las razones?¿los motivos? Nosotros no hemos elegido, pero acá ya está para quedarse. No te enfrentes a este destino con miedo. Sufrirás o lograrás la dicha, pero cual sea el final del camino no debes elegir la ruta más tortuosa. Esperar no debe ser doloroso.


Tu tienes la palabra viva, los versos y la prosa precisa. Busca y revisa lo que ya has caminado. Revive en recuerdos las alegrías, describe con palabras… descríbeme su sonrisa, su voz, como brillan a la luz de las estrellas sus dientes.

Cuéntame el aire y el viento danzan cuando ella camina, como se acarician y se hacen cosquillas en su pelo.

Dime por qué nuestros ojos no se cansan de mirar sus ojos, dime por qué haces que sueñe con ella cada noche como si estuviera dibujada dentro de nuestros párpados.

Háblame de sus manos, de su piel blanca y sus pecas, de sus lunares que se distribuyen como constelaciones infinitas en su espalda.

Cuéntame todo eso, y ¡cuéntame más! cuéntame todo lo que quieras, porque me alimento de lo que recuerdes, y con eso te fabrico los sueños.

Y cuando termine el viaje, y sea donde sea que el destino nos lleve, podremos saber que al menos elegimos un grato camino.

Bladimir




Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.