Oscar Perez

Acaso un rap anti soneto en do menor

Acaso un rap anti soneto en do menor

 

Qué manera de escribir sonetos,

de cagar sonetos, de sudar sonetos,

de ponerle a cada sol un ancla,

de buscar en cada flor un reto.

¿Qué quieres del vivir, qué te hace falta,

qué buscas con tu afán de padre y nieto,  

de un hijo verseador, de pobre neto

que se cree al fin rico con palabras?

¿Qué falta en tu somier, qué cerro te habla,

que te mueve a ascender tras el secreto,

a caer con tu voz al lazareto

de insistir con tu piel en dar el alma?

¿Qué quieres conseguir más que tu calma,

más que el techo que ya por terco agrieto,

más que el suelo que ya por yermo labras?

¿Qué quieres, dime al fin, que me desarmas

en patrias por abrir, en fruto inquieto,

en pueblos sin más voz que la que le abras

y en ese hermano tuyo con su aprieto?

¿No quieres más burdel, no quieres faltas,

ni lágrimas de amor ni un juicio escueto,

quieres que seamos libres sin decreto,

quieres que nuestras vidas sean altas?

No puedes, no podrás, ¿no ves qué saltas

de un beso al estertor, del frío al asma?

Y así no es el vivir, es imposible,

la rosa de los días pide fragua,

bendito labrador, terruño y agua,

y tú, tú vas y vienes sin planeta,

no tienes ni tu piel ni tu piragua,

sonetos, son malditos tus sonetos,

qué manera de rasgar la vieja enagua,

que un día allá en tu pueblo te parió

y te lanzó a volar en su patagua,

soneto que la vida no escribió,

vida que no rimó con tus palabras,

qué manera de vivir sin más sujeto

que esta sombra que soy y que al sol te habla,

mejor dejarnos ya sin más boleto,

que el viento, que la acción, que la manzana.

Ya caen, ya se escuchan los zarpazos

del hombre en la raigambre de su gana,

el tiempo no es jamás el perdedor,

el que perdió eres tú, la poesía,

tu poesía la olvidé, se vuelve vana,

mañana ve mejor a trabajar, ¿sonetos?

No señor, sonetos no, la rima es vana,

tan sólo nos espera un corredor,

tan sólo hay que cerrar cada ventana,

nos queda una botella de licor,

nos queda una prisión en la desgana.

Palabra que no queda más rigor.

¿Sonetos? No señor, la muerte gana.

 

http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

 

07 01 14

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Grata la lectura de tus hermosas letras amigo öscar Perez
    Saludos de amistad de tu amigo Críspulo

    • Oscar Perez

      Bienvenido como siempre, amigo mío, saludos desde el verano en mi ciudad. Un abrazo, Óscar.-



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.