aby1982

Niña

¿Niña, que quieres?

Quiero un algodón de azúcar

(uno de color rosa),

y sentarme contigo a platicar.

 

¿Niña, que quieres?

Quiero con mis amigas ir,

y de los chicos hablar,

a las muñecas jugar.

 

¿Niña, que quieres?

Quiero ir al cine y al circo,

no importa que ya no tenga 5.

 

¿Niña, que quieres?

Quiero verte antes de dormir,

que en la cobija me arropes

y me des las buenas noches.

 

¿Niña, que quieres?

Quiero que tengas vacaciones,

y conocer contigo lugares,

disfrutar lo que tanto trabajas.

 

¿Niña, que quieres?

No verte más sacando cuentas,

angustiado, de mal humor por las finanzas.

 

¿Niña, que quieres?

Quiero que me preguntes: ¿Que pasa?

cuando triste me encuentras en casa.

 

¿Niña, que quieres?

Tan solo que lo preguntes,

y mi respuesta escuches...

Comentarios7

  • Adrian VeMo

    Es cierto lo que escribes, hay padres que piensan que la felicidad es solo dinero y piensan que eso es amor, mientras sus hijos se van "criando solos". Bonita reflexion. Un fuerte abrazo.

    Adrian

  • Juansgil

    que cierto, que real acerca de el corazon de una nina, sus preocupaciones, y tal
    lo captastes muy bien!!!!

    gracias

  • benchy43

    Muy bueno, felicitaciones. Un abrazo. Ruben.

  • taniaazul

    que lindo es tu poema....no es q seamos tan consentidas...es que hay cosas qe son necesarias y que solo una persona tan especial puede dar,,,,aun mas cuando esas personas son nuestros padres.

  • Franklin Sandi

    Con tanta sencillez, estas diciendo algo muy profundo.
    Me gustó.
    Un abrazo, aby.

  • Josue sz

    Muy bueno Aby. Me deja pensando, no soy padre aun, pero no quiero ser uno malo, al contrario.
    Saludos cordiales

  • Eco del alma

    gracias por recordarme una etapa de mi vida matrimonial, en que mi esposa y yo trbajabamos y mi hija mayor nos llevo a esa reflexion, que nosotros equivicadamente pensabamos que lo economico y el confort demostraba el amor a los hijos e ignorabamos que era mas importante la atencion

    chauuuuuuuuuuuuuuuuu un bechote y un abrachote

    Eco del alma



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.