Salmista Evangelista

Los BRAZOS de la CRUZ

Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. Filipenses.2:5-11

 

_I_

Se dibujan las pisadas de todas las naciones

Todas se dirigen a los brazos de una cruz

Unas vienen cansadas, otras vienen de prisa

Todas se dirigen a los brazos de una cruz

 

_II_

Que felices se sienten él es su paz

Tan profunda no quieren marchar de allí

Que seguros se sienten en su amor

A la sombra y abrigo de salvación

 

_III_

Porque todos somos iguales al pie de la cruz

Porque todos somos salvados por un mismo salvador

Porque todos somos sellados por un mismo Espíritu

Porque todos somos llamados para ser Hijos de DIOS

 

_IV_

El Evangelio del Reino es poder de salvación

No es comida ni bebida para contender

Unidos por la palabra y su Santo Espíritu

Con una sola premisa somos libres en JESÚS

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Tu magnifica prosa literaria me complace y me gusta estimado amigo Salmista Evangelista
    Saludos de amistad y afecto
    Críspulo tu amigo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.