NormanAlexanderAgnar

INRI

I N R I

Jesús Cristo
En este lado
descansa tu
cabeza roja
de la herida
recibida con
la vil corona
forzada a penetrar en las sienes buscando
matar también tu virtud y tus pensamientos.
En estos extremos, tus puras manos cansadas
de dar el bien fueron traspasadas por clavos
largos y peligrosos, sin ninguna compasión
Jesús Cristo
en este lado
descansó tu
corazón de
llorar por el
sufrimiento
de aquellos
que diste en
llamar hijos
Y tus pasos
ya no dejará
huellas. Tus
pies que así
descansan se
dan un abrazo
de despedida
Y en el dolor
se consuelan
El clavo que
los traspasa
testigo mudo
es. Amén

Norman Alexander Agnär
(10012007)

Comentarios3

  • el poeta del abismo

    Realmente impresionante su sentir poetico.
    Me ha facinado la lectura prodigia en sus lineas.
    Saludos de amistad

  • Raúl Daniel

    Me impactó, hermano.. te felicito.. ¡Qué Él te siga inspirando!
    Un saludo fraternal..
    Raúl Daniel

  • El Hombre de la Rosa

    Tu lindo trabajo poetico en forma de cruz vierten en tus letras rima y prosa amigo Norman
    Saludos de afecto y amistad de Críspulo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.