Alexander J. Montero

Divinum flumina

A la memoria de ese año que va
a la deriva en las aguas del nunca mas,
a esos 3 días de abril
de perseguir como a los pájaros los ríos,
a la llegada por la noche a las ruinas
de una lagrima que miro hacia atrás
y se perdió la mirada en el olvido,
donde al borde de sus pestañas
yo llame a a mi amigo, mi amigo,
y soñé entre sus llamas
que pronto estarías tu conmigo,
a esa tarde entre lagunas de ensueño
de turquesa incrustada en la iris,
a esa llegada a la liquida frontera
entre el hombre y lo que es divino,
y la mañana siguiente de cascadas
de nubes, y de vuelos en fluido,
de dormir contando,
de contarnos dormidos,
yo soñé esa noche de brujos y chascarrillos
que habría pronto de contarte
estos viajes al oído.

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Una hermosa muestra de tu sentir poetico amigo Alexander
    Grata la lectura de tus letras
    Saludos de amistad

  • el poeta del abismo

    Una gran lectura he tenido en tu poema amigo.
    Me ha encantado lo fantastico y lo imaginario en tu poema.
    Saludos de amistad



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.