Ludvaldo

TERCER SONETO A AMOR

Mata Amor, inmortal dador de vida,

pues es morir vivir siendo cautiva

el alma de su influjo, pero aviva,

dándole muerte, al pecho en el que anida.

 

Da la más fiera muerte este homicida

y asesinando da vida tan viva

que al mortal que en su seno le reciba

la gloria, sin morir, le es concedida.

 

Vive quien por su mano yace yerto,

vivir sin que él te mate es estar muerto,

quien muere sin su vida haber vivido

 

no ha vivido jamás pues no ha nacido, 

mas quien por sus flechazos muere abierto

se inmortaliza gracias a Cupido.

 

Osvaldo de Luis



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.