chuspa

ODA AL SOL



 

ODA AL SOL

A ti Sol que abres mis ojos cada día

A ti que iluminas mis ideas

A  ti que al salir me llenas de alegría

Permitiéndome ver las cosas bellas.

Gracias Sol por poner freno a la noche

Por truncar mis pesadillas

Por poner orden en el mundo con tu luz

Pues que sería de nosotros

Perdidos en las tinieblas.

 

Y aunque al llegar la tarde

El Sol se nos vaya,

Sabemos que volverá mañana

Y podremos  disfrutar

De otra imagen espectacular

Que nos brinda tras el alba.

 

Colores seductores

Que alimentan los sentidos

Y relajan el alma,

Colores que pintan el mar

Y ennoblecen las miradas.

Hasta la gaviota detiene el vuelo

Ante mayúsculo esplendor

Regalos del Sol ,

Que compartimos

La gaviota y yo,

Ni ella se mueve

Ni me voy yo

Mientras luzca el sol.

Y cuando se apaga…

Los dos derramamos

Lágrimas de emoción,

Mientras el milano ostrero

Aprovecha la ocasión

                                                              picoteando su ración

Y la gaviota, el milano,

La arena y la mar

Se funden en el tono gris

Que les deja el Sol cuando se va.

 

En lo alto se enseñorea

Adusta la palmera

Al paso de las nubes

Que lucen paralelas.

La playa queda desierta,

Cuando el Sol se ausenta,

Quedando tan solo tú y yo

La mar y la fina arena,

Unas veces asalmonada

Y otras en oro laminada.

 

Emergen las rocas

Buscando el Sol

Mientras les permita el agua

Algo de respiración,

Moldea la bajamar

La orilla con suavidad

Cubriendo la huella

Que dejamos al pasar,

Huella difícil de recuperar,

Y que al igual que las olas

Al poco desaparecerá.

 

Siguen los ostreros

Gozando de su libertad

Y yo… me vuelvo a emocionar.

¿Cómo tanta belleza en este lugar?

Siento el susurro del mar

Como una sinfonía universal.

Esta calma, esta sensibilidad,

Me hace ver borroso

El morado del mar

Como si de un sueño

Acabara de despertar

Pero no es sueño

Es realidad

La púrpura arena,

La brillante mar

Y tú… sosegando mi ansiedad.

Necesito tu sombra

Para poder conectar

El cielo y la tierra

                                                               Y dejar de alucinar.

 

Esos restos de vida

Que arrastra la mar

¿de dónde vendrán?

¿qué historias contarían

Si pudieran hablar?

Pescadores de sueños

Hacedlos realidad,

                                                         Arrastrad vuestras canastas

Hasta llenarlas de bondad,

Y repartirla por el mundo

Hasta saciar su necesidad.

 

Derramas tanta belleza Sol

Que a tu grupa quisiera montar

Y cabalgar sin descanso

Por tu estela universal,

Traspasando nubes,

 contorneando estrellas,

oteando … el más allá.

 

Extasiado por el sol

Solo tú me turbas al pasar,

Despertando de este sueño,

Volviendo a la realidad,

¡Que el Sol por hoy se nos va!,

Pero regresará mañana

para volver a soñar.

Mientras rompen los barcos

El horizonte del mar

Inclinándose ante su Majestad,

….su Excelencia Sol se puede retirar.

 

Océano en Matalascañas

Qué miedo me dan tus aguas,

Que cada seis horas suben o bajan

Y que tan bien conocen

Coquineros y pescadores

Que en ellas batallan.

Es tu espuma blanca

Tu mejor estampa

Suavizando tu furia

Y moldeando la playa.

                                                             Playas interminables

Que al final de la tarde

Recorremos los caminantes.

 

Entretanto el astro Sol

quiebra el horizonte,

Y antes de perder el Norte,

Luce un abanico de colores.

Me voy enamorado

De este cambiante mar

Que como primoroso pintor

Recrea siluetas bellas

En el lienzo de su bastidor.

Solo Dios sabe

Lo que se ha cobrado este mar,

Y la lucha del marinero

Para poder regresar.

Platea ya mi pelo

Y casi mis ojos se cierran

Pero con la fuerza de tus rayos…Sol

Mis energías aumentan.

Mi sombra en esta tarde

Se dibuja alargada en la arena

Y aunque ni siente, ni teme, ni ama

Me hace feliz porque me acompaña.

 

Poco a poco la tarde se apaga

Pero siguen su curso las olas

Sabiendo que su destino es la playa,

Donde la orilla acarician

Cubriéndola de espuma blanca.

No soportarían nuestros ojos

Que el mar se secara

Y hasta el Sol lloraría

Por no verse

 reflejado en el agua.

 

Luce Sol, luce

Luce para mi deleite

Pues mientras luzcas

Nunca dejaré de verte.

Y aunque te ausentes

Será transitoria mi pena

Sabiendo que mañana

Volveré a tenerte.

Hasta los pajarillos

Disfrutan de esta calma,

De este bello atardecer

Que como un imán me llama.

 

Mar de media tarde

¡Qué vanidosa te ufanas

De tener tu arena dorada!

Dale el mérito al Sol

Que con sus rayos

Pinta la playa.

Y en la arena suave y delicada,

De conchas salpicada

Que arrastran las olas,

 dejo fija mi mirada.

 

También las nubes se apartan

Dejando paso al protagonista

Que nos ilumina en la distancia.

Se apresuran las olas

A llegar a la playa

Antes que el crepúsculo

Oculte su bonita traza.

Y cuando el ocaso llega a la cita

Siento que mi cuerpo vibra,

Se tensa mi piel

Y mis sentidos se excitan.

Haces de mi mundo

Una gran burbuja,

Un paraíso pasajero

Donde hasta la arena fecunda.

Sólo… cuando te ocultas

Se rompe el embrujo de la burbuja

quedándome a la espera

De que luzca la bella Luna.

 

Matalascañas, 20 de Octubre de 2013

Jesús Gandía Núñez

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    El talento de tu pluma embarga la grata lectura de tu genial Oda al Sol Chuspa
    Feliz entrada de este año 2014
    Tu amigo el de la Rosa

    • chuspa

      Amigo de la Rosa, yo también te deseo un 2014 lleno de felices acontecimientos y sobre todo de bellas palabras, como las que me has dedicado en tu comentario, GRACIAS POR TU AMABILIDAD.

      Un abrazo



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.