Héctor(micorazón)

Vivo

Ah, la brisa dulce y suave

que sale de los labios

y es llevada por el viento

haciendo vibrar el corazón

puede tornarse en huracán

que a su paso arrasa.

 

Así pasa, mas,

Mirarse al espejo

y encontrar el fiel reflejo

de un artista eminente

prefiero,

vivir y sentir…

mas que todo, disfrutar

la obra de arte de valor incalculable.

 

Salir y contemplar las estrellas,

y la luna en su gloria,

teniendo presente que la noche

con o sin ellas siempre llega.

Sentir la fuerza del sol,

mírale en su cenit

y aun su resplandor considerar,

cuando parezca que la noche se hace larga.

 

Salir al jardín y contemplarle,

disfrutar de las flores

sus colores su aroma,

sin que suba la envidia al corazón,

sin tener celos del jardinero

que les da cuidado.

 

Sumergirme en las aguas,

sentir su remanso refrescante

y dejarme envolver por él,

y desde la orilla a lo más profundo,

nadar contra la corriente,

y no dejarme arrastrar.

 

Debo dejar que cada cosa

ocupe su lugar en el espacio,

no hay casualidad como tal,

más bien hay cosas que solo son,

y no las puedo cambiar,

y también ciertas circunstancias

me permiten escoger

lo que conviene en la vida,

soy parte de un todo,

en el que todos no somos iguales,

así que respetar lo que no conozco

y exaltar cada virtud,

pretendo recordar,

pues,

nada se me obliga,

nada se me impone,

hago lo que quiero,

(hasta donde puedo),

y luego,

tengo que empezar de nuevo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.