Adelaida López Marcos

PROMETIENDO TU MUERTE

Dios no conocía esto de mí,
quizás es cuestión de tiempo,
si yo fuese él,
me pensaría mejor dos veces la vida.

La vida se escarcha

en el sueño del pobre,
envuelta de frío
con vacío en las noches.

Congelados quedaron sus ojos,

más abiertos que el cielo.
¡Niño!, no mires más el hambre,
que la mano de la escarcha
no llena nada,
ni cierra ojos de pobre.

En la cuna del frío,

no hay ojos más nobles,
que miren tan temprano,
a los días y a las noches.

La mañana cruje al cielo 

alarmando a los bosques,
metidos entre mantas
vieron tus dos luceros,
más tiesos que un roble.

¡Hijo!, yo cierro tus ojos,

hilo a hilo me deshago,
tejiendo tu cama
entre la escarcha y el cielo.

Fui yo quién tapé al niño,

con mi estallido fuerte,
más fuerte que los latigazos,
prometiendo tu muerte.


Dios no conocía esto de mí,

ni el arrullo del eco,
ni la escarcha del hambre,
que mataron tus ojos negros.

Comentarios3

  • wicttor

    Escribes con inteligencia y delicadeza, aportándole un sentimiento que llevas muy dentro. Es triste el poema y se me saltan las lágrimas al pensar en esos ojos negros.
    Siempre es un placer pasar a leer tus poemas.
    Besos
    Víctor

    • Adelaida López Marcos

      Muchas gracias wicttor!!! asi es, son escritos de un alma que no descansa, feliz año !!!

      • wicttor

        Feliz Año Para Ti Adelaida!

      • El Hombre de la Rosa

        Maravillosa forma de versar tus letras amiga Adelaida
        Saludos de amistad y afecto
        Críspulo el de la Rosa

      • Alberto Moll

        No había tenido el gusto de leer composiciones tuyas (tan solo una), pero de verdad creo que esta es admirable. Impresiona la fuerza y la crudeza con que has sabido expresarte. Te felicito sinceramente..

        • Adelaida López Marcos

          Gracias Alberto!!!!! se agradece las buenas palabras, saludos!!!!



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.