Le Chien Andalou

Disculpe usted...

Por que los senos de una mujer,

humedecidos en un vaso de placer

y no más comidos antes de dormir,

mitigan el hambre de estar solo,  

debajo de éstas gélidas cobijas...

Comentarios1

  • Adrian VeMo

    Muy bueno tu poema, excelente. Me gustó.
    Saludos

    Adrian



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.