imoraga

Guerreros

Ya me quedan tan pocas esperanzas,

debí rendir mi lucha hace ya bastante.

Aferrado a mis últimos soldados,

me enfrento a la batalla ya perdida.

Mis ánimos y mis sentidos son sinceros,

ya he sido derrotado.

Más mi esperanza, en lo poco que queda,

pelea sus batallas. Es mi mejor guerrero,

aunque siempre termina derrotado.


Dice el dicho, que en el amor y en la guerra

todo hueco es trinchera.

y es quizás,

que en este espacio que entre tu y yo se ha creado,

deberé juntar a mis soldados,

curar sus heridas,

y una vez listo y preparado

volver a tu conquista.


Pero no juego a las estrategias del amor,

nunca entiendo los límites de entregar y no entregar.

Volveré a ti simplemente cuando quieras,

con mis ánimos ya destruidos,

con mi esperanza quebrantada,

con mi espíritu diluido,

con mis besos escondidos.



pintura: Loneliness - Painting by Dimitri Kozma






Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy hermosas son las geniales letras que has escrito hoy amigo BladiMir
    Felicidad y amor en estas fiestas de Navidad...
    Críspulo El Hombre de la Rosa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.