Joel Linares Moreno

TESTAMENTO PARA LA MITAD DE LA VIDA

Yo quiero mis cenizas dormidas

al pie de un mango naciente, 

para seguir alimentando  

la sonrisa de un niño desnudo.  

 

Yo quiero mis dos sandalias,

una en Los Andes y otra en el Caribe,

para seguir andando y desandando caminos y vientos  

 

Mis sayas se las dan

a cuanta muchacha pase,

para seguir calentando la piel de una mujer.  

 

Mis poemas los queman conmigo,

para que otros los vuelvan a escribir.  

 

Mis sueños encriptados

se los entregan a mis hijos,

ellos sabrán que hacer,

que me perdonen esa carga,

nada más valioso tengo.  

 

A la risa que siempre me acompañó,

le dejo mi paz,

me llevo un resquicio del sol durmiente

y un pedacito de verdad.

Comentarios2

  • kavanarudén

    Querido hermano y coterráneo, un hermoso poema has escrito. Lleno de fuerza, profundidad, creatividad, nostalgia.... Un placer leerte. Realmente pura inspiración y musa.
    Un fuerte abrazo de sincera amistad.

    Kavanarudén (Kavi)

  • El Hombre de la Rosa

    Una hermosa y gratificante manera de escribir poesía amigo La Pared del Barrio
    Un grato placer leerte...
    Críspulo el de la Rosa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.