ldeluis

La Prisión y el pájaro. - Cuento

Había un hombre que estaba en prisión por un delito que había cometido.

Todos los días lamentaba el hecho de estar encarcelado, privándolo de libertad, pero no el hecho de haber cometido un crimen y así vistió su condición de “encarcelado”.

Una pequeña ventana de su celda daba a la parte exterior, por la que, en contadas horas, el sol hacía acto de presencia.

Cierto día, hubo un invitado más, a parte de aquél sol. Un pájaro. Posó delicadamente sobre uno de los barrotes que guardaban la ventana, y el encarcelado observó detenidamente ese suceso.

—Almuerzo! —Interrumpió uno de los carceleros.

Esa interrupción hizo con que le observara igualmente como lo había hecho al pájaro.

El pájaro seguía allí, tímido, reticente, y también observó al encarcelado que, cogiendo un pequeño trozo de pan de su almuerzo, se acercó a los barrotes para ofrecérselo.

Los dos presentaban el llamado “estado de alerta”: ninguno sabía de las intenciones del otro, pero al mismo tiempo se habían concedido el beneficio de la duda y no juzgar sin antes conocer la intención.

El encarcelado, entonces, puso gentilmente el pan cerca del pájaro y éste se acercó a cogerlo y con un leve aleteo de sus alas agradeció. Habían creado un vínculo de confianza.

Por muchos días ocurrió lo mismo. Pero no todo pasó a ser lo mismo.

El encarcelado esperaba su momento diario y el pájaro acudía a su momento diario. Les visitaba todos los días la felicidad. El encarcelado se olvidaba de su condición de falta de libertad y al pájaro no le importaba su condición de libertad. Ninguno se sentía atado a nada, sino al amor que residía en esos momentos que deseaban compartir.

El encarcelado entonces empezó a recobrar su condición de “hombre” y considerar lo que le había hecho llegar donde estaba. Nació el arrepentimiento. La celda pasó a ser el salón de su casa y la ventana con sus barrotes pasó a ser el jardín a que acudían los pájaros.

Aquél pájaro lo hizo comprender que la verdadera prisión estaba en su mente, en la forma con que se había dejado “encarcelar” por lo exterior. Los guardias seguían siendo los mismos, con las mismas paredes y para ellos no era una prisión, sino su local de trabajo. Para el pájaro tampoco era una prisión, era el local que eligió para pasar “su momento diario”, donde encontraba el confort y la hospitalidad con aquel hombre.

Y los dos, hombre y pájaro, siguieron disfrutando de su nueva libertad…

Comentarios5

  • kavanarudén

    Me ha gustado mucho tu cuento querido amigo.
    Yo soy docente y a veces utilizo los cuentos para dar alguna enseñanza concreta a mis alumnos, si me lo permites, domaré este tuyo, identificando obviamente su autor, para alguna clase donde el tema central sea la libertad. De como nuestra mente, nuestras ideas, nuestros pre-conceptos, pre-juicios nos hacen encerrar en nosotros mismos y convertirnos en desgraciados.

    Un fuerte abrazo mi querido amigo.

    Kavi

    • ldeluis

      Por supuesto mi querido amigo Omar:
      El que en verdad aprende no esconde su riqueza, sino que a su vez, enseña a otros. Es lo que procuro hacer a cada día. Es la alegría que me llevo todos los días.
      Lo del autor es irrisorio, sino tendríamos siempre que escribir "Dios" a todo lo que existió, existe, o existirá.
      Un abrazo!

      Luigi

    • El Hombre de la Rosa

      Una gratificante prosa literaria has escrito hoy amigo Ideluis...
      Un placer leerte...
      Saludos de amistad y afecto navideño...
      Críspulo el Hombre de la Rosa...

      • ldeluis

        Amigo Crispulo, agradezco tus bellas palabras.
        un abrazo.

        Luigi

      • Jhonnatan3

        Su Cuento señor Ideluis me llena de satisfacción es un placer leer-le.

        • ldeluis

          Muchas gracias Jhonnatan, pero no me llames de señor....jeje
          un abrazo!

          Luigi

        • santos castro checa

          Ciertamente lo que nos tiene prisioneros es aquella venda que nos cierra los ojos del entendimiento y nos amordaza, y nos ata a los prejuicios cuando no aceptamos que hemos fallado, cuando reconocemos esto somos libres, porque para lograrlo hay que empezar reconociendo: la verdad.

          Felicitaciones, amigo Ideluis, es un placer leerte,

          Rudavall

          • ldeluis

            Querido amigo, muchas gracias por tus comentarios, siempre me son muy constructivos.
            Un abrazo!

            Luigi

          • Lissi

            una sutil enseñanza en el relato que nos has compartido. Saludos



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.